miércoles, enero 18, 2006

Carlos Cardani

Carlos Cardani Parra (Santiago, 1985)

Ha participado en varios Talleres de la Corporacion Cultural Balmaceda 1215, monitoreados por Juan Pablo Sutherland, Gonzalo León y Hector Figueroa entre otros.
En el año 2004 es llamado cumplir el Servicio Militar Obligatorio en la árida zona de Arica, pero fue dado de baja por razones de salud. Esta experincia infuenció su poemario inédito "Raso".
Actualmente cursa estudios de Técnico Bibliotecario en la UTEM.



RASO

(fragmetos)


Yo soy su comandante de escuadra
Sólo se dirigirá a mí diciendo
Permiso para hablar con usted mi cabo Parra
Responderá todo lo que pregunte
Hará todo lo que diga
Todo lo que sale de mi boca
O es una verdad o es una orden
No quiero desertores
No quiero calambrientos
Sólo doce zorros con bozal


*


Aqui no hay nada que libere
Algún tipo de olor
Salvo el tufo de los himnos
Y el de la transpiración
Que se hace barro con la arena

Sin embargo cada uno de nosotros
Respira siente huele ese olor a muerte
Ese que no es de gusanos en las viseras


*


Hoy nos pasaron una tenida de combate nueva
Todos quieren lucirla cuadrados
Marchando lo mas elegantes posibles
No es para estrenarla como mi Mayor manda
Sí, porque ahora se nos hace extraño
Agradable llevar algo limpio sobre el corazón
Aunque sea el EJÉRCITO DE CHILE



2 Comments:

At 11:09 a. m., Blogger ciudadano bill said...

Si los poetas leyeran un poco la poesía joven no sería tannnn precaria:

no le copies a Bruno Vidal

 
At 2:51 p. m., Blogger lihnterna said...

No creo que cualquier intento por constituir una suerte de jerga militar y violenta tenga que ser un plagio de Vidal.

Por lo demás, aquí hay una diferencia sustancial: frente al discurso de la tortura represiva que propone "Libro de guardia", "Raso" se centra en la experiencia del servicio militar.

Desde este punto de vista, y en consonancia tal vez con la propuesta de Pepe Díaz, Cardani amplía el discurso, lo aterriza y actualiza hacia una experiencia mucho más cotidiana: la del raso en pleno servicio.

Asimismo, sólo es necesario, supongo, haber pasado por el servicio para verificar que allí ocurre algún tipo de acontecimiento digno de ser traducido, relatado o resignificado por el poeta.

 

Publicar un comentario

<< Home